domingo, 30 de julio de 2017

MÍSTICA DEL LIDERAZGO NEGRO Y LA NECESIDAD DE UNA CONCIENCIA DE LUCHA POR LA REPARACIÓN

MÍSTICA DEL LIDERAZGO NEGRO Y LA NECESIDAD DE UNA CONCIENCIA DE LUCHA POR LA REPARACIÓN 
Lourdes Antuan   


Los líderes africanos de hoy cuentan con una gama de oportunidades a la hora de emprender cualquier tipo de acción reivindicativa, me refiero a las oportunidades de selección relativo a los modelos a seguir, 500 años atrás, los cimarrones y cimarronas teníamos que ingeniárselas en las montañas sin wasap, cables, internet, teléfonos o libros de referencias.
Las oportunidades a las cuales me refiero se pueden convertir en un medio de estancamiento para las personas que no han sabido leer los nuevos signos de los tiempos y las nuevas formas transparentes de dominio y control a medida que las crisis económicas  de las potencias les obliga a crear métodos de invasión y generación de pobrezas en los continentes  y países tradicionalmente con la imagen de ¨necesitados¨ de los cuales pueden obtener algunos beneficios ya sea mediante la estimulación a las guerras, creación de fármacos para curar virus, venta de armas y la propagación de ciertas religiones fundamentalistas entre otras estrategias de muerte.

Sin embargo,  nos enseñaron que se puede lograr grandes cambios cuando hay una fuerte convicción y unidad. Pese a la gran cantidad hoy de líderes negro referenciales existentes, es perceptible en algunos discursos de algunos hermanos esa necesidad de un salvador o salvadora (caudillismo),  nos acostumbramos a un líder que dirija las masas, emita frases y el resto haga eco de ellas. Muchos líderes y lideresas  panafricanistas que abogaban por un cambio de actitud hacia los pueblos africanos murieron a destiempo, otros se sumaron al discurso negociado y pasaron a formar parte del sistema y sencillamente forman parte de la agenda dinámica de entretenimiento a la población.

La haitianidad es un estilo de vida, una mística y una forma de espiritualidad que inspira siempre al bien obrar, a la resistencia ante las situaciones que nos oprimen y a la búsqueda de la justicia. Es la acción hecha palabra en profunda armonía con el Art.1 del Credo Panafricanista que reza¨ Todos los negros somos africanos somos un pueblo forzado a dispersarse por todo el mundo, el cual lucha en forma separada, objetivamente hablando, tratando de resolver la misma contradicción fundamental que es la esclavitud, eurocentrismo, colonialismo e inmigración. Estamos en todas partes. 
Nuestra lucha no es aislada, sino parte de la revolución negra mundial donde los africanos estamos explotados, y donde la lucha de liberación negra se esté librando en contra del neocolonialismo doméstico. ¨

Todas SOMOS y estamos comprometidas a sentir los éxitos, luchas, resistencias y conquistas como propios,  es el panafricanismo al cual nos referimos hoy. Haití vivió una etapa gloriosa de resistencia durante los periodos de esclavización, se libero y ayudo a otros a liberarse, mantuvo una actitud de resistencia durante los periodos de dictadura y en la actualidad se reencuentra con sus hermanos, una gran sorpresa para la corriente neo colonizadora que no logra enganchar sus tácticas crueles de opresión. Observando la  historia  muy despacio, vemos cómo en el pasado los esclavistas exterminaron a una primera población indigena, luego trajeron a otras poblaciones africanas en contra de su voluntad para que corrieran el mismo destino de los primeros sin el más mínimo remordimiento de conciencia. En el caso de Haití y la diversidad de etnias traídos al territorio a los fines de garantizar una mano de obra de perfil inhumana, sin comunicación, sin amor, sin vida y sin derechos, la suprema sabiduría negra venció por mucho,  logrando comunicarse y comprenderse  más allá del mero deseo, creó su propio idioma, estableció su propia estrategia de lucha  derribando al opresor.
Antiguamente en el lenguaje religioso todo lo incompresible era considerado como un demonio, no dudo que estas capacidades desbordantes para la clase opresora fueran percibidas como obra de las fuerzas ¨oscuras¨ inteligencia y opción por la vida manifestadas en los alzados. Esas son nuestras fuentes y modelos para la realización de nuevas conquistas. Irónicamente mientras aumentan los medios de comunicación de forma paralelo, se perciben mayores retos para la articulación y comunicación efectiva entre los hermanos y hermanas.

Muchos jóvenes negros y adultos (sobre todo lo que descubrieron su africanidad por internet) intentan vivir la vida de otros líderes que ya cumplieron su cometido, reinas del pasado, o ejerciendo un modelo de resistencia que no se corresponde a las necesidades actuales de nuestra comunidad y proceso de liberacion. Repiten frases una y otra vez sin saber ni el pretexto y el contexto del mismo, cuando perciben lo poco convincentes que son entonces, acuden a otros medios que van desde la exposición personal hasta las manifestaciones hostiles e irresponsables, pura imitación de un estilo nocivo para ellos y su entorno.

 Si de algo tiene fama Haití es de su crónica debilidad institucional y la pobreza,  curiosamente la misma fama le es asignada a África por las mismas naciones que se dedican a vender una imagen fatalista de ambos ambientes. Es hora de comenzar a borrar con hechos contundentes esa mala imagen de carácter universal creada en torno a la comunidad negra sin excepción alguna.  Ningún negro debería autoengañarse creyéndose la excepción, lo será hasta que sus palabras y acciones no afecten los intereses de quienes se consideran los correctos, superiores y perfectos.
África es real y los panafricanistas también lo somos, luchamos desde cualquier lugar del mundo como uno contra los enemigos de África dentro y fuera de ella,  creemos que un África feliz es posible sin los estados de violencia, las miserias y tradiciones muertas que afectan a sus propios hijos y benefician al extraño. Los panafricanistas  abogamos por una población africana que disfrute de sus riquezas, se desarrolle y cree sus propias líneas  de productos de consumo alimentario, industrial, educacional y científico. Un África capas de abrigar y acoger a sus ascendientes sin preocupación alguna y con total alegría. En fin, una África para todos sus hijos, nietos, bisnietos.
La historia de nuestros ancestros es una historia permanente de luchas. La tuya también lo es, por lo tanto vale la pena luchar para lograr objetivos comunes que fortalezcan nuestro escudo, nuestra raza. La reparación es una tarea de cada panafricanista, y la haitianidad nuestra manifestación de fraternidad universal.
Estas líneas están dirigidas a hombres y mujeres inquietas y libres con ganas de provocar cambios en el mundo, romper las barreras del odio y prejuicio mutuo, promover un liderazgo responsable, unificado, una familia que llora y ríe juntos desde cualquier lugar.

UHURU
Viva la Unidad Africana!
Viva el panafricanismo universal!
Vivan los luchadores y luchadoras!

No hay comentarios:

Publicar un comentario